El Contexto Histórico de la Reclamación Esequiba. #SectorAcuatico

El Contexto Histórico de la Reclamación Esequiba.

Almirante Elías Daniels Hernández

Caracas, ene 2008

INTRODUCCION-.

A partir del siglo XXI, la información de los hechos adquirió una dimensión menos especulativa que en los siglos precedentes XIX y XX, cuando se desarrollaron los acontecimientos que motivaron la controversia y la reclamación de Venezuela sobre el territorio que se ubica a la margen izquierda del Rio Esequibo, tomado éste desde su nacimiento hasta su desembocadura en el Océano Atlántico. Ahora resulta difícil manipular y especular sobre los hechos,  debido a que los avances científicos y tecnológicos han impuesto un nuevo comportamiento para el manejo de la información.

La desinformación o la manipulación de la información por ejercicio del Poder; o el manejo de sentimientos y pasiones, para construir verdades tienen su mayor obstáculo en el asombroso desarrollo tecnológico de los medios de comunicación masiva. La manipulación y especulación que anteriormente se practicaba con la intencionalidad de imponer una verdad, ahora resulta descubierta y desacreditada en poco tiempo. Podemos afirmar que los efectos de la manipulación de un hecho no perduran más allá de la traslación de nuestro planeta alrededor del sol.

Cuando se abordan temas de territorio, patria, límites o de soberanía; el primer soporte intelectual al cual acudimos se fundamenta en la Historia. Historia que siempre fue manipulada para hacer que los hechos correspondan en un contexto de percepciones que nos impone la cultura (materialización de conocimientos que se adoptan y se adaptan para determinar un comportamiento social). Hoy día, consecuencia del ilimitado acceso al manejo de la información, facilitado por innovaciones tecnológicas crecientes; estamos obligados a revisar nuestras argumentaciones para evaluar las fundamentaciones que sustentan las verdades de cualquier aspiración de soberanía sobre un territorio.

La historia de Venezuela y Guyana como Estado-Nación está circunscrita en un período de tiempo relativamente corto, en el cual los eventos pueden ser reconstruidos sin mayores dificultades como no sean aquellas que imponen los sistemas de valores y sus circunstancias. Cualquiera sea el abordaje de la Reclamación Esequiba requiere un consenso de las Partes sobre el comienzo de la Historia. No hay duda que la Historia comenzó antes de 1814, cuando Gran Bretaña obtuvo soberanía sobre los Establecimientos  de Demerara, Esequibo y Berbice. Pero aún, asumiendo que comenzaba el 13AGO1814, Gran Bretaña solo recibió soberanía sobre los Establecimientos que estaban ubicados en las márgenes de los ríos Esequibo, Demerara y Berbice. Los holandeses no podían ceder soberanía sobre territorios que no les fue concedida por España en 1648.

Los británicos, motivados por las demandas de la Revolución Industrial, y aprovechando la ausencia de poblaciones españolas, comenzaron a manipular la historia para justificar las invasiones hacia el Oeste. Una Historia manipulada que tuvo su mayor descaro  a partir del 18MAR1840. Casualmente, durante el segundo período (1835-1841) de Henry John Temple 3rd Vizconde Palmerston (OCT1784-OCT1865) como Canciller de Gran Bretaña. En esa oportunidad, como se evidencia de los Parlamentary Papers 1840, Vol 34, se desataron las pretensiones territoriales británicas, al oeste del Rio Esequibo:

Que se levante un mapa de Guayana Británica conforme a los límites descritos por Mr. Schomburgk……Como exposición de la posición británica….tocará a cada uno de los tres gobiernos (Venezuela, Brasil, Holanda) aducir cualquier objeción que tuviesen que presentar entre estos límites)….”

Las infructuosas gestiones venezolanas contra la arrogancia británica se extendieron por todo el resto del siglo XIX y culminan con el humillante Tratado de Arbitraje del 02FEB1897 y la  consecuente sentencia de un Tribunal, con representantes británicos pero no con representantes venezolanos. La cronología de esta triste historia republicana puede ser ampliada en la página web del MRE de Venezuela www.mre.gov.ve  LOS DERECHOS VENEZOLANOS DE SOBERANIA EN EL ESEQUIBO.

En ésta oportunidad abordaremos  EL CONTEXTO HISTORICO DE LA RECLAMACION ESEQUIBA bajo la siguiente orientación:

“No se podría entender el Proceso de la Reclamación Territorial, sino se ubican los hechos y las actuaciones en el propio contexto histórico, en el cual tuvieron lugar. En esas actuaciones y en algunos hechos encontramos aspectos que desfavorecen o debilitan las aspiraciones reivindicativas nacionales. Ello no deberíamos negarlo ni evitarlo, al contrario, debemos afrontarlos con serenidad para poder neutralizarlos y superarlos”.

Muchos fueron los actores y las actuaciones de las Potencias de ese entonces que tuvieron lugar durante el período de 1840, cuando se iniciaron las pretensiones territoriales  británicas , en el lapso de 1895 a 1899, cuando se negoció y decidió el arbitraje y la insatisfacción persistente desde 1900 hasta  1966 cuando se firmó el tratado conocido como el Acuerdo de Ginebra que instrumenta la búsqueda de soluciones satisfactorias para el arreglo práctico de la controversia entre Venezuela y el Reino Unido surgida como consecuencia de la contención venezolana de que el Laudo Arbitral de 1899 sobre la frontera entre Venezuela y Guayana Británica es nulo e írrito. Pero a los efectos de este Trabajo, solo consideramos los hechos que tuvieron lugar de 1814 (soberanía británica) a 1960 (inicio emancipación de Guayana Británica), los cuales son determinantes en el contexto histórico, y hasta ahora pueden ser comprobados mediante documentos oficiales.

RESPONSABILIDADES  E   IRRESPONSABILIDADES-.

En 1962, cuando Venezuela denunció e invocó la nulidad del Laudo de París de 1899, ante  las Naciones Unidas, al gobierno del Reino Unido, al gobierno de la Guayana Británica y a la Comunidad Internacional; nos resultaba difícil entender como se había desarrollado toda esa pretensión expansionista (18MAR1840), hasta culminar con el despojo territorial sentenciado por un Tribunal Arbitral amañado. En 1962, no entendíamos como habíamos perdido una parte importante del patrimonio territorial oriental, del cual nos consideramos legítimos herederos del imperio español. Y no entendíamos porque el contexto histórico en el que tuvieron lugar esos hechos, fueron desvirtuados por el tiempo. Había dos visiones del asunto:

En aquella Venezuela inestable, del siglo XIX, las facilidades para el registro de la continuidad administrativa eran escasas y difíciles de mantener. Mientras que para Gran Bretaña, la soberbia que caracteriza los imperios de imponer una verdad que justifica el uso de la fuerza, estuvo respaldada por la estabilidad de sus instituciones que generaban respeto y temor en la Comunidad Internacional.

 Ahora, en el 2008 son otras las circunstancias que se están desarrollando dentro de un contexto histórico, del cual somos actores y testigos; pero con algunos signos de errores y omisiones del pasado. Hoy día, el nuevo orden internacional ha impuesto un código de ética, en el cual, si bien persiste el empleo de la fuerza para imponer una razón; estamos observando que el uso de la fuerza se ha visto sometido y disminuido. Ahora, la razón prevalece sobre el uso de la fuerza.

En el futuro, a un tiempo similar al de ayer, otros venezolanos se preguntarán ¿Por que las cosas sucedieron de esa manera?, ¿Por que sobrevino la crisis política actual? Y la repuesta  está y estará en el contexto histórico en el cual se desarrollaron los  hechos que estamos presenciando.

La pérdida de Derechos de Soberanía Territorial en el Esequibo tuvo un contexto histórico que así lo explica, tal como los errores y omisiones de hoy tendrán un contexto histórico que  explicará la crisis política actual y sus consecuencias sobre la Reclamación Esequiba.  El complejo latinoamericano, practicado por los venezolanos, de eludir responsabilidades y atribuirlas a lo externo; para las realidades del siglo XXI no es aceptable ni ejecutable, aún cuando todavía resulta probable en el discurso populista irresponsable, como se aprecia en algunas conductas de políticos actuales.

De igual manera como se suceden los eventos actualmente en nuestra querida Venezuela, muchas fueron las actuaciones responsables y actuaciones irresponsables que sucedieron desde 1814 a 1960. Hoy, a distancia en el tiempo podemos juzgarlas; pero cualesquiera sean los juicios, todas ellas motivaron y determinaron el desarrollo de la controversia territorial entre Venezuela y el Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte.

La FRONTERA INDEFINIDA, la SOBERBIA IMPERIAL BRITANICA, la INCONSISTENCIA VENEZOLANA, las ASPIRACIONES IMPERIALES NORTEAMERICANA y EL OPORTUNISMO BRASILEÑO constituyen el marco metodológico que nos ayuda a entender como esas variables determinaron un Contexto Histórico para que ocurriera lo que ocurrió. Y en todos esos hechos, hubo venezolanos que actuaron con responsabilidad como lo hizo Alejo Fortique, Ministro Plenipotenciario ante el Gobierno Británico, el 05OCT1841; el Canciller Diego B. Urbaneja al suspender Relaciones Diplomáticas con Gran Bretaña el 20FEB1887, el Canciller Ezequiel Rojas en instrucciones sobre el Proyecto de Tratado de Arbitraje el 09DIC1896 o el Canciller Marcos Falcón Briceño al invocar la nulidad del Laudo ante la Organización de las Naciones Unidas el 12NOV1962.

Pero también se cometieron errores y omisiones por parte de venezolanos que actuaron irresponsablemente como el Presidente Joaquín Crespo y el Congreso de Venezuela que a partir del 02FEB1897 hasta el 17FEB1897 aprobaron el Tratado de Arbitraje (Dos árbitros de la Gran Bretaña y ningún venezolano), el Presidente Cipriano Castro, por no reaccionar convenientemente ante los reclamos de Brasil el 29JUL1899 y el 07DIC1899; ni ante la denuncia del Gobierno holandés el 20MAR1900 sobre las competencias del Tribunal y los presuntos excesos del Laudo; además, por no pronunciarse sobre el Tratado de Arbitraje y el Laudo del Rey de Italia sobre la frontera entre el Brasil y la Guayana Británica el 06NOV1901 y 06JUN1904. Estas omisiones y la aceptación de no ejecutar el Laudo, a partir del Monte Roraima (….del Monte Roraima a la fuente del Cotinga, y continuará por el medio de la corriente de éste rio hasta su unión con el Takutu, y seguirá el medio de la corriente del Takutu hasta su fuente, y desde este punto por línea recta al punto más occidental de la Sierra Akarai, y continuará por la cúspide de la Sierra Akarai hasta la fuente del Corentin llamado Rio Cutari……”) influyeron para que el  gobierno brasileño justificara la  modificación del Tratado de Límites y Navegación Fluvial del 05MAY1859, en perjuicio de la soberanía nacional, mediante el SEGUNDO PROTOCOLO del 09DIC1905; cuando se renunció a los territorios de la hoya del río Esequibo, sin compensación alguna. Esta serie de omisiones y errores cometidos durante el gobierno de Cipriano Castro crearon un precedente negativo para que Venezuela reivindicara sus derechos de soberanía como heredera legitima de las posesiones españolas en el Esequibo.

En el pasado reciente se destaca la acción negativa del gobierno de Marcos Pérez Jiménez al crear un Viceconsulado en Morawana (Morajuana),  el 24NOV1956, y la acción positiva del gobierno del Presidente Rómulo Betancourt de plantear ante la Organización de las Naciones Unidas, a los gobiernos del Reino Unido y de la Guayana Británica; y ante la Comunidad Internacional la reivindicación de los Derechos Venezolanos de Soberanía en el Esequibo.

UNA FRONTERA INDEFINIDA-.

El  Reino de España no definió las fronteras precisas de la Capitanía General de Venezuela (1777) con el Reino de los Países Bajos ni con el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, sobre las posesiones holandesas y luego británicas, establecidas en las riberas de los ríos  Esequibo, Demerara y Berbice.  Tampoco existían fronteras definidas con la Guayana Británica, al momento de la Convención del 29OCT1834, cuando el Reino Unido reconoció la independencia de Venezuela; ni fueron precisados los límites de la Provincia de Guayana cuando el Reino de España, mediante tratado del 30MAR1845, renunció y  cedió  a la República de Venezuela la soberanía de los territorios que correspondían a la antigua Capitanía General de Venezuela.

La Historia registrada de la indefinición territorial se inicia con el Tratado de Munster 30ENE1648, cuando en el artículo V quedó establecido:

“……los dichos señores Rey y Estados quedarán respectivamente en posesión y gozarán  de tales señoríos, ciudades, castillos, fortalezas, comercio y países de las Indias Orientales y Occidentales, como también del Brasil y de las costas de Asia, África y América respectivamente que los dichos Rey y Estados tienen y poseen………comprendiendo también  los lugares y plazas que estos mismos lleguen a conquistar y poseer sin infracción del presente tratado….”

Mediante este tratado se reconoció la soberanía de los Estados Generales de los Países  Bajos Unidos sobre los establecimientos que la Compañía de las Indias Orientales holandesas habían construidos en las márgenes del Esequibo (Kyck-Over-Al); pero que al no quedar definido sus alcances, estimuló la ocupación holandesa hacia el oeste del río Esequibo.

Está bien claro que esos establecimientos habían sido creados (1621-1791) por la Compañía Holandesa de las Indias Occidentales en una concepción geopolítica (INGLATERRA, FRANCIA Y HOLANDA), donde el comercio marítimo era un Objetivo Político Estratégico. Esos ESTABLECIMIENTOS eran Bases Logísticas para hostigar y retar las concesiones territoriales que España y Portugal se habían abrogado mediante el Tratado de Tordesillas (1494), cuando ambas potencias acordaron modificar las bulas Inter Caetera (1493)  del Papa Alejandro VI  para repartirse:   “…todas las islas y tierras firmes descubiertas y por descubrir, halladas y por hallar, hacia el occidente…..”

Las posesiones a que se refería el Tratado de 1648, en  las costas de América (Kykoveral en la desembocadura del río Esequibo;  Maranhao, Ceará, Rio Grande do Norte, Paraíba, Itamaraca, Pernambuco, Alagoas y Sergipe en la costa brasileña) fueron aquellas que  el Rey de España reconoció como libres y soberanas, y que posteriormente evolucionaron como posesiones y colonias de la República Bátava (Holanda), ocupadas por los británicos en el contexto de las guerras napoleónicas y restituidas en el Tratado de Amiens 1802. Para esa época, los límites continuaban siendo imprecisos.

En 1814, y en el mismo contexto de las guerras napoleónicas, el Príncipe de los Países Bajos cedió en toda soberanía a su Majestad Británica los establecimientos de Esequibo, Demerara y Berbice. Siendo las mismas posesiones reconocidas por España en 1648, los holandeses no podían ceder, como no lo hicieron, soberanía sobre territorios que no les fue concedida por el Rey Español en 1648. En ésta Convención de Londres de 1814, los límites no fueron definidos. Sin embargo, a partir de 1814, cuando Gran Bretaña asume la soberanía sobre los establecimientos de Esequibo, Demerara y Berbice;  la consolidación y ocupación, iniciada por los holandeses, del territorio ubicado en la margen occidental del rio Esequibo se extendió hasta las márgenes en la desembocadura del rio Moroco. Esto fue señalado como límite del Departamento del Bajo Orinoco el 15OCT1817, cuando la Provincia de Guayana es incorporada a la República de Venezuela, con las imprecisiones geográficas propias de la época, al establecer que el límite occidental de éste Departamento era el  oriente del Departamento del Centro; referencia geográfica que contenía errores de accidentes geográficos:

“….las corrientes del rio Caroní, hasta su origen, línea recta al lago Parima, y de aquí el rio Amanavisi, desde su origen hasta su confluencia con el rio Parima….”.

Al ser de carácter unilateral, éste Decreto de incorporación de la Provincia de Guayana, no pudo privar sobre la Convención de Londres, la cual continuó siendo el fundamento para definir la soberanía británica de los establecimientos de Esequibo, Demerara y Berbice. Soberanía que mantuvo la indefinición limítrofe que existía con  Venezuela desde 1814.

El límite costero del Moroco también fue invocado en la propuesta británica de 1844 formulada a Alejo Fortique por el Conde de Aberdeen.  Muchos mapas, cartas  y croquis se hicieron según las intenciones de los autores para reclamar derechos de soberanía sobre territorios inexplorados. Considero que la mejor compilación de ellos es el Atlas  realizado por la Comisión designada por el Presidente de los Estados Unidos de América para investigar y reportar la verdadera línea divisoria entre la República de Venezuela y la Guayana Británica el 04ENE1896, la cual fue publicada como  Vol. IV, del Informe de la Comisión. Compilación que no está  ausente de una intención de selección sesgada, cuando se da valor a las ocupaciones holandesas en el siglo XIX y especialmente a las británicas, a partir de 1814, para que las posesiones establecidas fueran aceptadas como válidas. Lo cual se evidencia en el intencional desconocimiento del Convenio STATUS-QUO firmado en 1850 entre Venezuela y la Gran Bretaña, así como  la imposición arbitraria en el Tratado de Arbitraje de 1897 (e inútilmente protestada por el gobierno venezolano)  de la regla: UNA POSESION ADVERSA O PRESCRIPCION POR EL TÉRMINO DE CINCUENTA AÑOS CONSTITUIRA  UN BUEN TITULO.

Este Atlas fue publicado en Febrero de 1897, año en el cual se firmó el Tratado de Arbitraje. Contiene 15 mapas especialmente realizados por la Comisión sobre un mapa base, en los cuales la Comisión vació las informaciones recibidas sobre las ocupaciones europeas desde 1597 a 1814. Además contiene otros 61 mapas reproducidos, 48 de ellos son reproducidos de mapas previamente publicados y los restantes 13 mapas fueron reproducidos a partir de manuscritos. En todos ellos se nota la imprecisión de las fronteras y la asunción arbitraria de soberanía, por parte de las potencias predominantes, de inmensos espacios geográficos cuya característica común era de territorio desconocido.

 La  indefinición fronteriza permaneció durante todo el proceso de independencia iniciado por Venezuela en 1811, pasando por las diferentes etapas de las constituciones de emancipación que reclamaban territorios de provincias no definidas geográficamente con precisión, como fue el caso de la incorporación de la Provincia de Guayana, por Decreto del Libertador el 15SEP1817.  La Constitución de 1819 establecía que los límites y demarcaciones serían fijados por el Congreso. Cuando se creó Colombia, mediante la constitución de 1821, el territorio comprendido era aquel de la Capitanía General de Venezuela creada por el Rey de España Carlos III, el 08SEP1777 sin fijar límites precisos de la Provincia de Guayana. Pero cuando Venezuela se separó, la Constitución de 1830 estableció que el territorio de Venezuela comprendía todo lo que antes de la transformación política de 1810 se denominaba Capitanía General de Venezuela. Llama la atención que la primera Constitución Nacional, después del Laudo de 1899, la Constitución de 1901 establecía que el territorio de los Estados Unidos de Venezuela es el mismo que en el año de 1810 correspondía a la Capitanía General de Venezuela con las modificaciones que resulten de los Tratados públicos.

Como se nota, es con  el laudo arbitrariamente impuesto ante una Venezuela sumida en grave crisis política (El General Cipriano Castro invadió Venezuela el 23MAY1899, el 11SEP1899 renuncia el Canciller venezolano y el 19OCT1899, el Presidente de la República abandona el país), que se definió la frontera con la Guayana Británica mediante  una línea de demarcación que se iniciaba en Punta Playa y concluía en la fuente del Rio Cutari.  Un laudo que modificaron las Partes, al concluir la demarcación en el Monte Roraima, sin explicar porque se obvió el tramo Monte Roraima-fuente del rio Cotinga-rio Tacutu hasta su fuente-Sierra Akarai-cúspide Sierra Akarai hasta la fuente del Rio Cutari, hecho  registrado en el Acta de Georgetown 10ENE1905. Pero sin explicación del supuesto perjuicio o reserva de Brasil con Venezuela o de Brasil con el  Gobierno de Su Majestad.

PRETENSIONES Y ASPIRACIONES IMPERIALES-.

Es de justicia reconocer que la inconsistencia venezolana, expresada en errores y omisiones no se habría evidenciado, si el contexto histórico de la controversia esequiba no hubiese estado configurado por la soberbia imperial británica, las aspiraciones imperiales norteamericanas y el oportunismo brasileño, como imperio y como república.

El OPORTUNISMO BRASILEÑO se aprecia en la manera  cómo lograron modificar el Tratado del 05MAY1859, especialmente el párrafo 3 del Artículo 2°.

“3°  Seguirá por la cumbre de la Sierra Parima hasta el ángulo que hace ésta con la Sierra Pacaraima, de modo que todas las aguas que corren al Rio Blanco queden perteneciendo al Brasil, y las que van al Orinoco, a Venezuela, y continuará la línea por los puntos más elevados de la dicha Sierra Pacaraima, de modo que las aguas que van al Rio Blanco queden, como se ha dicho, perteneciendo al Brasil, y las que corren al Esequibo, Cuyuni y Caroní a Venezuela, hasta donde se extendieren los territorios de los dos Estados en su parte oriental.”

Esta acción de modificar el tratado, la intentaron infructuosamente entre 1882 y 1883, cuando el Brasil Imperial, de manera unilateral, levantó un mapa general, el cual fue enviado al Gobierno venezolano el 30SEP1885. El Tratado de Arbitraje del 02FEB1897 y el Laudo de Paris del 03OCT1899 revitalizaron las aspiraciones brasileñas, las cuales fueron retomadas el 22NOV1905 por el Embajador Manuel de Oliveira Lima, bajo la concepción del Barón de Rio Branco, culminando exitosamente para  Brasil el 09DIC1905, mediante la firma del Segundo Protocolo, donde se modifica el extremo oriental, y se desconoce la soberanía venezolana sobre el Esequibo, reconocida en el  tratado de 1859:

“….desde el Cerro Cupy hasta un punto, en el Monte Roraima, donde converjan las tres fronteras del Brasil, Venezuela y la Guayana Británica, dando siempre preferente atención a la división de las aguas, que van a las respectivas hoyas del Amazonas, Orinoco y Esequibo,….”

El oportunismo brasileño, está registrado, parcialmente, en las OBRAS DO BARAO DO RIO-BRANCO, QUESTOES DE LÍMITES, GUIANA BRITANICA, Ministerio das Relacoes Exteriores. Rio de Janeiro 04ABR1945; y se aborda con mayor amplitud en el libro inédito FUNDAMENTOS HISTORICOS-JURIDICOS DE LA RECLAMACION ESEQUIBA  de  Elías  R, Daniels H.  En el cual se discute la desesperación brasileña por consolidar sus fronteras del norte con Venezuela (1859), la Guayana Británica (1904), Guayana Holandesa (1906) y con la Guayana Francesa (1900). Resaltando las proposiciones brasileñas del 03NOV1843 y la del 28SEP1854 cuando se ofrece a Gran Bretaña todas las tierras de la hoya del Esequibo, mientras negociaba y más tarde, en Mayo 1859, firmaba un Tratado de Límites y Navegación Fluvial, reconociendo la soberanía venezolana en el Esequibo.

La experiencia imperial brasileña marcó la diferencia, con Venezuela, en el manejo de las pretensiones expansionistas británicas, iniciadas el 18MAR1840. Pretensiones que fueron estimuladas por  las expediciones de Robert Schomburgk de 1835 a 1838, hacia la Guayana venezolana y hacia la Guayana brasileña. En estas actuaciones resultaron determinantes la estabilidad política y la continuidad administrativa del Brasil. Cuando se firmó el tratado de límites entre los dos países, en 1859, el canciller brasileño era el Vizconde do Rio Branco; y cuando se modificó el tratado mediante el segundo protocolo, el canciller era el Barón do Rio Branco, hijo del Vizconde do Rio Branco. Mientras que en Venezuela, en ese mismo lapso, 86 personas se desempeñaron como canciller de la República; consecuencia de la inestabilidad política generada por las ambiciones caudillistas.

Al principio fueron las ansias del Imperio, y luego las añoranzas imperiales brasileñas, en su afán de apropiarse de la hoya amazónica, las que motivaron  negociaciones y ofrecimientos limítrofes simultáneos con Venezuela y con Gran Bretaña; logrando firmar el tratado del 05MAY1859, mediante el cual, Venezuela reconoció la soberanía brasileña sobre la hoya del Rio Branco, mientras Brasil reconoció que los ríos  POTARO, MURUWA, SIPARUNI, BURRO-BURRO, RUPUNUNI, KWITARO, REWA, KUYUWINI, KASSIKAITYU, KAMOA Y SIPU de la hoya del Rio Esequibo pertenecían a Venezuela. Actitud que modificaría con el desarrollo de la controversia esequiba.

Brasil aprovechó el arbitraje Venezuela-Gran Bretaña (02FEB1897) para reclamar derechos de soberanía sobre unos territorios, sin más títulos que el tratado firmado con Venezuela (05MAY1859). Utilizó la coyuntura del laudo del 03OCT1899 para protestar la decisión y reiterar las propuestas que había formulado a la Gran Bretaña en 28SEP1854 y el 23OCT1888. Propuestas que ignoró el imperio británico, aceptando el arbitraje del Rey de Italia (06NOV1901); el cual concluyó con el Laudo del 06JUN1904 que Brasil aceptó sin protestas, por cuanto el territorio afectado, correspondía al territorio reconocido por Brasil a Venezuela el 05MAY1859.

Las ASPIRACIONES IMPERIALES NORTEAMERICANAS coinciden en varias épocas de inestabilidad política de Venezuela. Los registros indican que la mediación norteamericana fue solicitada por Venezuela, a partir del 14NOV1876, reiterada e insistida el 19DIC1894;  teniendo varios momentos de figuración, los cuales  se extendieron desde asumir riesgos de guerra con Gran Bretaña hasta la lamentable negociación de un proyecto de Tratado de Arbitraje, el cual, Venezuela, ante la posibilidad de perder más territorio tuvo que aceptar. Las negociaciones fueron realizadas en la prosecución de la Doctrina Monroe, atendiendo los intereses de hegemonía política norteamericana, y culminaron con la firma del tratado en 1897, casualmente un año antes de que naciera el Imperio Norteamericano.

Si bien no se han determinado evidencias de aspiraciones territoriales, los registros de (09DIC1896 y 30DIC1896) demuestran que hubo un cambio de actitud en la negociación  del tratado de arbitraje. Existen interrogantes sobre otras motivaciones; pero no hay dudas sobre la inestabilidad política venezolana generada por ambiciones caudillistas. El gobierno norteamericano, no debió permitir la ausencia de juristas venezolanos, mientras toleraba la presencia de los juristas británicos. Siendo justo reconocer la alta calificación de los juristas norteamericanos que representaron a Venezuela ante el Tribunal Arbitral constituido; pero los términos impuestos en el tratado negociado, a la luz de la justicia, es inaceptable.

Uno de los libros que mejor explica el auge de los Estados Unidos de América es la HISTORIA MILITAR DE LOS ESTADOS UNIDOS de Allan R. Millett  y  Peter Maslowski ,Editorial San Martín, Madrid 1984. En los capítulos Posición de Gran Potencia, 1865-1898; El nacimiento de un Imperio Norteamericano, 1898-1902; y Creando las Fuerzas Militares de una Potencia Mundial, 1899-1917; está circunscrito el contexto histórico de la decisiva intervención norteamericana en la Controversia Esequiba. Para el 20JUL1895, cuando la Armada de los Estados Unidos estaba incursionando como potencia naval mundial, el gobierno norteamericano toma parte por Venezuela y emplaza al gobierno británico:

“…..Los Estados Unidos están obligados a protestar contra la extensión del territorio de la Guayana Inglesa, en derogación de los derechos y contra el querer de Venezuela…”

Reforzando su actitud de emplazamiento al gobierno británico el 24JUL1895:

“ …..Los mapas oficiales contenidos en los dos volúmenes (1885 y 1886, Lista del Departamento Colonial Británico, Guayana Británica) mencionados son idénticos, así es que el aumento de 33.000 millas cuadradas que se reclama para la Guayana Británica no se explica por ellos; pero los mapas posteriores de la Lista del Departamento Colonial Británico demuestra un avance variable del límite hacia el Oeste, en la parte que antes figuraba como territorio venezolano, mientras que no se nota cambio alguna en la frontera del Brasil….”

Esta actitud de equilibrio y justicia tuvo su zenit el 21DIC1895  cuando el Congreso de los EEUU aprobó un Decreto destinando un presupuesto para el funcionamiento de una Comisión Presidencial (Investigar la Controversia Esequiba), lo cual se concretó el 04ENE1896 cuando el Presidente de USA designó a un grupo de notables personalidades para integrar la Comisión, cuyo trabajo fue suspendido el 10NOV1896, por instrucciones del Secretario de Estado Richard Olney.  Y es que desde MAY1896 se tenía información que la actitud norteamericana se estaba modificando hacia un entendimiento con el gobierno británico.

Simón Alberto Consalvi en su libro  Grover Cleveland y la controversia Venezuela-Gran Bretaña, La historia secreta, aborda con propiedad una de las etapas más cruciales  de la intervención norteamericana. En su análisis deja entrever que hubo algún entendimiento entre las potencias para modificar la propuesta inicial británica de arbitramiento (pág. 60 del libro):

“….Se someterá a arbitraje la disputa con Venezuela, ante un tribunal integrado por dos o tres representante de los EEUU.; dos o tres de la Gran Bretaña y dos o tres de Venezuela…”

LA SOBERBIA IMPERIAL BRITANICA  es la gran motivadora de las conductas de los anteriores actores políticos mencionados. El contexto histórico está signado por la ERA VICTORIANA (1837-1901), y en ella la participación de Henry John Temple, 3rd Vizconde Palmerston (OCT1784-OCT1865) es determinante, como Primer Ministro, Secretario Asuntos Extranjeros, Líder Cámara de los Comunes o Miembro del Parlamento (1835-1865). También fue significativa la actuación del Marqués de Salisbury (1830-1903), quién actuó cuatro veces como Secretario de Estado de Asuntos Exteriores y tres veces como Primer Ministro, especialmente la tercera vez (1895-1902) cuando se negoció el arbitraje y la sentencia del Laudo de París.  Todo se inició, se desarrolló y culminó durante la ERA VICTORIANA.

Henry John Temple fue el autor de dos frases de vigencia histórica:

MAR1848 “We have no eternal allies, and we have no perpetual enemies. Our interests are eternal and perpetual, and those interests it is our duty to follow”.

JUN1850 “British citizen in the world should be protected by the British Empire”

Le correspondió al Marqués de Salisbury como Primer Ministro (1895-1902) desempeñar simultáneamente la Secretaria de Estado para Asuntos Extranjeros (JUN1895-NOV1900), atender la crisis con los Estados Unidos, la negociación del arbitraje, el arbitraje y la sentencia por la controversia esequiba. Fue éste político conservador el más emblemático de la soberbia imperial británica. El 10ENE1880 asume las Bocas del Orinoco como límite británico, internándose hasta la población de Upata. En 1886 ordena colocar postes y carteles; y el 04DIC1889 decreta el Puerto Colonial Británico de Barima. Hizo caso omiso de los buenos oficios de Brasil, México, Colombia, Ecuador, Chile, Argentina, Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica, Haití y del Papa León XIII.  Solo la firmeza del gobierno del Presidente norteamericano Grover Cleveland (1837-1908) emplazó al soberbio Marqués de Salisbury para aceptar atender las demandas venezolanas.

Dos momentos resaltan en éste contexto histórico: Al principio, cuando se inician las pretensiones imperiales británicas (MAR1840) y hasta el convenio status quo (DIC1850), la conducta imperial, consecuencia de la participación británica en la emancipación de Venezuela, fue de simpatía y disposición para un arreglo bilateral. Y el otro momento, cuando los Estados Unidos insurgen como Potencia Mundial (1895),  demostrando simpatía por la causa venezolana. Pero al final prevaleció el entendimiento entre un Imperio que procuraba consolidarse, un imperio que irrumpía buscando su propia hegemonía y un imperio en decadencia que aspiraba ser considerado. Todo ello signado por las amenazas, invasiones y bloqueos navales de los británicos 01ABR1851, de los holandeses 05MAR1856, de los franceses y británicos 05MAY1858, de los españoles 10SEP1860 y de los británicos, alemanes e italianos el 09DIC1902.

La historia documentada registra que luego de 1817 (Campañas Navales Fluviales), SEGURIDAD EN LOS ESPACIOS FLUVIALES ESGN, Caracas 1987, los británicos apoyaron logísticamente a Brión y Bolivar en las Guerras de Independencia. Especialmente entre el 21 y el 22DIC1819 con la Legión Británica. Y luego de 1830, los edecanes del Libertador, Daniel Florencio O´Leary  y Belford Hinton Wilson  desempeñaron cargos republicanos y cónsules británicos en Caracas. La simpatía y admiración hacia el Libertador siempre estuvieron presentes, especialmente hasta 1850; luego fueron desvaneciéndose mientras fallecían los británicos que contribuyeron en las guerras de la independencia.

La claridad de objetivos políticos y la continuidad administrativa del imperio británico, durante la controversia esequiba, marcaron la diferencia: De MAR1840 a DIC1899, el Imperio Británico tuvo 9 Primer Ministros y 23 Cancilleres, mientras Venezuela tuvo 26 Presidentes y 122 Cancilleres. Sin embargo, debemos diferenciar  la Gran Bretaña de finales del siglo XIX y principios del siglo XX con la Gran Bretaña de la Primera y Segunda Guerra Mundial, un imperio en decadencia económica y desmembramiento territorial, a quien correspondió aceptar la contención venezolana  que el Laudo Arbitral de 1899 sobre la frontera entre Venezuela y Guayana Británica es nulo e írrito.

BIBLIOGRAFIA-.

  1. Grover Cleveland y la Controversia Venezuela – Gran Bretaña
  2. La Historia Oficial Secreta
  3. Simón Alberto Consalvi Virginia, USA, 1992
  4. Historia Militar de los Estados Unidos
  5. Editorial San Martin, Madrid 1984
  6. Allan R. Millet y Peter Maslowski
  7. Historia Oficial de la Discusión entre Venezuela y la Gran Bretaña sobre sus Límites en la Guayana. Colección Fronteras Vol. 6, Vol. 8, MRE Caracas 1981
  8. Mapa Histórico Capitanía General de Venezuela 1777
  9. MARNR Servicio Autónomo de Geografía y Cartografía Nacional Caracas 1996
  10. Sociedad Bolivariana de Venezuela
  11. Escritos del Libertador, Tomo XI, Doc. N°2197 Pág. 249
  12. The Guayana / Suriname Boundary Dispute in International Law by Duke E. Polard 1976
  13. Tratados Públicos y Acuerdos Internacionales de Venezuela Volumen I 1820 – 1927
  14. MRE Venezuela 1981
  15. Venezuela y sus Verdaderas Fronteras con Brasil, Caracas 1993, Centro  Abreu e Lima de Estudios Brasileños, Instituto Altos Estudios América Latina USB

 

Anuncios

Acerca de JUALPEAC

Consultor marítimo-Portuario
Esta entrada fue publicada en ESEQUIBO y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s