Las incógnitas del ferry hundido en Corea del Sur.#SectorAcuatico

BBC Mundo: las incógnitas del ferry hundido en Corea del Sur

El ferry, llamado Sewol, viajaba desde Incheon a la isla de Jeju.

Sin título ferry Sewol ferry Sewol 1

Tenía capacidad para transportar a 900 personas pero trasladaba a 470.

Más de 240 personas, la mayoría de ellos niños, siguen desaparecidos después de que un ferry naufragase en la costa de Corea del Sur el pasado miércoles.

Este domingo, tras más de tres días de búsqueda, los buzos que participan en el operativo consiguieron entrar en el interior del ferry donde rescataron 26 cuerpos. Con ellos, la cifra de muertos en el naufragio asciende a 58.

Sin embargo, otras 244 personas continúan desaparecidas desde el hundimiento del ferry el pasado miércoles y la desesperación se apodera de las familias de las víctimas después de que el sábado las autoridades informasen que las labores de rescate podrían tomar hasta dos meses.

BBC Mundo le presenta las principales preguntas que surgen del hundimiento del barco.

¿Por qué se hundió el barco?

Los pasajeros rescatados aseguran haber oído un fuerte golpe antes de que el barco empezara a inclinarse.

Esto podría haber sido causado por la colisión del ferry con un objeto sumergido como una roca o un contenedor hundido.

Sin embargo, el ruido también podría proceder de una gran carga que se soltó a bordo del navío.

Se sabe que el ferry hizo un pronunciado giro antes de enviar un aviso de emergencia, pero no está claro si el cambio de trayectoria estaba planeado o fue consecuencia de un factor externo, según explicó el ministro surcoreano de Asuntos Marítimos.

Los expertos consideran que ese giro radical fue lo que podría haber desestabilizado el navío.

John Noble, un experto en salvamento, asegura que la velocidad a la que se hundió el ferry -en unas dos horas estaba totalmente inclinado hacia un lado- puede dar pistas.

Noble explica que por las imágenes da la sensación de que el barco se inundó rápidamente. Eso puede indicar un gran daño en el casco o fugas en puertas que deberían ser herméticas.

La atención también se ha centrado en quién iba al mando en el momento del accidente.

Según los investigadores, un poco experimentado tercer oficial estaba al timón del ferry y no está claro si el capitán estaba presente.

¿Hubo una respuesta adecuada?

 “La llamada de emergencia se atendió y hubo una respuesta estructurada por parte de las autoridades”, asegura Bruce Reid, director de la Organización Marítima Internacional (OMI) que promueve la seguridad marítima.

Sin embargo, asegura, es demasiado pronto para llegar a conclusiones sobre la efectividad de la misión de rescate.

También han surgido dudas sobre las instrucciones que se les dio a los pasajeros.

Varios sobrevivientes han dicho que la tripulación les pidió que permanecieran en sus lugares cuando el barco empezó a tener problemas.

Además, sólo una de las dos lanchas salvavidas del barco se puso en funcionamiento. Muchos pasajeros tuvieron que ser rescatados tras lanzarse al mar con sus chalecos salvavidas.

Un miembro de la tripulación, Oh Yong-seok, le dijo a la agencia Associated Press que en un principio trataron de estabilizar el navío. Explicó que pidieron a los pasajeros ponerse los chalecos salvavidas y permanecer en el barco.

La orden de evacuación sólo se dio 30 minutos después, según Oh, quien reconoció que puede que esta no llegase a todos los pasajeros.

Sin embargo, los expertos insisten en que aún es temprano para juzgar las decisiones que se tomaron a bordo del barco naufragado.

En caso de emergencia, la tripulación tiene que tomar decisiones sobre la marcha y algunas pueden parecer cuestionables desde fuera.

“Es obligatorio que el barco sea evacuado en los siguientes 90 minutos”, explica Noble, “pero por supuesto, esto era totalmente irrelevante en este caso”.

“De hecho, no hay una regulación estándar”, explica. “La tripulación tiene que reaccionar en función a lo que ve. Hacer una cosa establecida para unas circunstancias puede ser errónea en otras”.

“Por norma general, yo siempre le diría a la gente que permanezca en el barco porque es el lugar más seguro”, explica. “Pero si el barco se está hundiendo rápidamente, entonces la única respuesta es que hay que evacuar“.

Los pasajeros y la tripulación aseguran que la velocidad a la que se inclinó el barco hacía más difícil moverse dentro del barco y desplegar las lanchas salvavidas.

“El tiempo es el peor enemigo”, explica Reid al advertir que las posibilidades de encontrar sobrevivientes disminuyen a cada hora que pasa.

Las corrientes que han obstaculizado las labores de los buzos son igualmente peligrosas para los pasajeros que puedan haber sido arrastrados lejos del barco.

“Esas corrientes son bastante rápidas, lo que significa que el área de rescate será muy amplio”, señala.

Con la experiencia de otros naufragios, los pasajeros han sido rescatados en algunas ocasiones en burbujas de aire.

Sin embargo, hay pocas posibilidades de supervivencia en aguas gélidas como las de la costa de Corea del Sur.

Por ello, Reid considera muy improbable encontrar a pasajeros o miembros de la tripulación desaparecidos en burbujas de aire del ferry sumergido.

“Si alguno lo consiguió, hará ruido instintivamente golpeando metal”, explica. “Estoy bastante seguro de que los rescatistas los escucharán”.

Por: Redacción / BBC Mundo

Con casi 300 personas todavía desaparecidas, tras el hundimiento de un ferry lleno de estudiantes frente a la costa de Corea del Sur, empiezan a surgir los primeros reportes de mensajes de texto enviados por los que quedaron atrapados.

“Esta debe ser mi última oportunidad para decirte que te quiero”, escribió el estudiante Shin Young-Jin a su madre desde el buque.

“Yo también te quiero”, le respondió su madre, claramente ajena a la crisis desatada en el barco en el que viajaba su hijo.

Según el diario Korea Herald, Shin Young-Jin figura entre las 179 personas rescatadas del barco que transportaba a un total de 462 pasajeros, hasta el momento se han reportado un total de 20 fallecidos.

“El barco está muy inclinado”

Pero muchos otros padres que recibieron este tipo de mensajes no han tenido la misma suerte.

La agencia AFP reportó otro intercambio de mensajes con estudiantes a bordo.

Estudiante: “Papá, no te preocupes. Estoy llevando un chaleco salvavidas y estoy con otras chicas. Estamos dentro del barco, todavía en el vestíbulo”.

Padre: “Sé que el rescate está en camino. ¿Pero no tendrías que estar esperando fuera en la barandilla? Trata de ir si puedes”.

Estudiante: “El barco está demasiado inclinado. El vestíbulo está lleno de gente”.

La estudiante que envió estos mensajes sigue desaparecida.

“Haz lo que te digan”

Otro intercambio publicado en los medios surcoreanos fue entre un estudiante y su hermano cuando el barco empezó a tener problemas.

Estudiante: “El barco chocó contra algo y no se está moviendo. Dicen que la guardia costera acaba de llegar”.

 Víctima

Supervivientes del naufragio dijeron que les ordenaron permanecer quietos dentro del buque.

Hermano: “No entres en pánico. Tan sólo haz lo que te digan y todo estará bien”.

Pero no se volvió a dar ninguna comunicación.

Un superviviente dijo que “hubo un anuncio ordenándonos permanecer quietos, pero el ferry ya se estaba hundiendo”.

Algunos padres permanecieron en contacto con sus hijos por teléfono hasta que las líneas se cortaron.

Park Yu-Shin, cuya hija se encuentra entre los desaparecidos, le dijo a AFP que habló con su hija mientras ésta lidiaba con la emergencia.

“Me decía: nos estamos poniendo los chalecos salvavidas. Nos dicen que esperemos y nos quedemos quietos, así que estamos esperando. Puedo ver un helicóptero”, dijo Park, cuya hija todavía está entre los desaparecidos.

“Quería vivir”

Todavía no está claro que provocó el hundimiento del ferry, que transportaba en su mayoría a estudiantes, pero los supervivientes aportaron testimonios similares sobre lo que pasó este miércoles, así como las escenas de caos que se vivieron a bordo.

“Hubo un fuerte ruido y el bote empezó a hundirse inmediatamente por un lado”, dijo Kim Song-Muk, uno de los pasajeros rescatados.

El ferry, llamado Sewol, viajaba desde Incheon a la isla de Jeju.

Tenía capacidad para transportar a 900 personas pero trasladaba a 470.

Un total de 330 escolares estudiaban en el Instituto Danwon en Ansan, un suburbio de Seúl.

“La gente se amontonó para alcanzar la escotilla exterior, pero era difícil con el barco volcado hacia un lado”.

El estudiante Lim Hyung-min narró cómo saltó al océano con otros jóvenes llevando un chaleco salvavidas y nadó hacia un bote de rescate cercano.

“Como el ferry estaba temblando e inclinándose, tropezábamos y chocábamos unos contra los otros”, dijo Lim, añadiendo que algunas personas estaban sangrando.

Una vez saltó al océano “estaba tan frío.. Me apuré, pensando que quería vivir”.

Críticas al rescate

 Rescate

El modo en que se llevó a cabo la evacuación está siendo fuertemente criticado.

Imágenes de la escena mostraron a equipos de rescate en el ferry accidentado sacando a adolescentes por las ventanas de las cabinas, mientras que otros saltaban al mar a medida que el barco se hundía.

El pasajero Koo Bon-Hee, de 36 años, contó a la agencia AP que mucha gente quedó atrapada dentro porque las ventanas eran muy difíciles de romper.

Él quería escapar antes pero el anuncio pidió a los pasajeros que se quedaran quietos. Ko Bon-Hee criticó el rescate, alegando que hubo tiempo suficiente para evacuar a los pasajeros y que muchos habrían sobrevivido tan sólo saltando al mar y esperar ser rescatados.

Otro superviviente dijo a la televisión local: “El anuncio nos dijo que nos quedáramos quietos, pero el barco ya se estaba hundiendo y habían muchos estudiantes que todavía no habían salido del barco”.

Kim Seong-mok dijo a la televisora coreana YTN que estaba “seguro” de que mucha gente estaba atrapada dentro del barco cuando el agua se empezó a filtrar rápidamente y la inclinación del barco les impidió llegar a las salidas.

También se han dado reportes de actos heroicos a bordo.

Se ha dicho que una integrante de la tripulación, Park Ji-young, de 22 años, perdió su vida cuando trataba de asegurarse de que todos los pasajeros de los pisos superiores llevaran chalecos salvavidas y encontraran la salida.

“Le pregunté varias veces por qué no llevaba primero un chaleco salvavidas. Park sólo dijo que saldría del barco después de asegurarse de que todos los pasajeros estaban fuera”, dijo un superviviente a medios locales.

“Park empujó a los conmocionados pasajeros hacia la salida incluso cuando el agua le llegaba al pecho”.

Según reportó el Korea Herald, la joven empezó a trabajar para la compañía en 2012, para apoyar a su familia con su sueldo.

Cuando su cuerpo llegó al hospital, dijo el medio, su madre gritó: “No puedo creer que nos hayas dejado”.

Anuncios

Acerca de JUALPEAC

Consultor marítimo-Portuario
Esta entrada fue publicada en Accidentes Marítimos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s